miércoles, 27 de marzo de 2013

Reflexiones sobre la importancia de los formatos abiertos en su día

Hoy es el día del documento abierto, o en inglés Document Freedom Day un día en el que nos toca reflexionar sobre la importancia de que todo el material que generemos esté en formatos abiertos para que dentro de unos años podamos seguir abriendo esos documentos aunque el programa en el que se hizo ya no exista ni exista ningún versión de sistema operativo que pueda ejecutar una versión antigua de dicho programa.
La mayoría de la gente desconoce la importancia del problema aunque cada vez más hay más gente concienciada con el problema.
Yo lo voy a explicar con una experiencia propia: cuando estaba haciendo la carrera generé muchos documentos en mi Amstrad CPC6128 para los programas Amsword y Mini Office, hoy en día sigo conservando estos documentos pero ¿qué pasa si quiero abrir uno de esos documentos para consultar cualquier cosa? ¿conocéis algún programa para algún sistema moderno que reconozca estos formatos?
La respuesta es NO, por tanto en principio no podría acceder a esos datos, aunque en este caso gracias a la emulación podría acceder de una manera muy precaria a los mismos.
En aquella época tenía amigos con PCs que usaban paquetes ofimáticos como Open Access (a pesar del nombre era de los más cerrados de la época) y creían que ellos si iban a poder acceder a esos archivos siempre, no fue así, ningún sistema actual es capaz de abrir open access si es que alguien es capaz de encontrar hoy en día una copia de ese programa.
Otros usaban su flamante word 2.0, suite que pronto se convertiría en hegemónica y que por tanto no tendrían problemas para abrir sus archivos... ¡craso error! office deja de dar soporte a sus formatos antiguos y los deja más tirados que una colilla.
Moraleja de la historia: si quieres poder acceder a tus datos siempre no te vincules a un formato propietario de un programa concreto cuyos entresijos sólo conoce el fabricante, porque por muy hegemónico que parezca en este sector las cosas cambian muy pronto y te puedes encontrar con un problema muy grave cuando quieras acceder.
¡Usa formatos libres!

domingo, 24 de marzo de 2013

CBZ/CBR: Hazte un comic desde GNU/Linux

¿Quién no ha tenido que enviar un documento físico de varias hojas por correo electrónico?
La mayoría de la gente se limita a digitalizar cada hoja en archivos gráficos independientes y enviarlos como adjuntos separados o comprimidos en un único archivo.
Esto implica que quien lo reciba tiene que descomprimirlo en una carpeta e ir viendo cada página con un visor de imágenes que suelen ser bastante incómodos para este tipo de lectura.
Una solución es pasarlo en un único PDF, los programas de digitalización que incorporan GNU/Linux de serie ya incluyen esta posibilidad, así como los más modernos para otros sistemas.
Pero también podemos hacer un archivo CBR o CBZ para usar en programas para leer comics. como comix en Windows o evice que viene de serie en GNU/Linux.
Para crear un CBR seguimos los siguientes pasos:
  • Digitalizamos el documento como imágenes jpg o png y los ponemos en una única carpeta.
  • Lo comprimimos dentro de un único archivo ZIP usando por ejemplo el propio explorador de archivos del sistema, por ejemplo en nautilus al pulsar sobre la carpeta con el botón derecho aparece esta opción.
  • Cambiamos la extensión del archivo ZIP por CBZ y ya está.
Para hacer CBR se hace lo mismo, pero en lugar de generar un archivo ZIP creamos un RAR.
Recomiendo encarecidamente usar siempre CBZ y ZIP para comprimir cualquier cosa porque son compatibles con todos los sistemas operativos e incluso algunos cacharros son capaces de manejarlo directamente (ZIP es un formato abierto, RAR no lo es).
Por ejemplo para leer un CBZ no hay que instalar nada en GNU/Linux pero para leer CBR hay que instalar los paquetes para abrir rar.
En otros sistemas se pueden leer con aplicaciones libres multiplataforma como comix (disponible para GNU/Linux y Windows,...), hay multitud de aplicaciones de este tipo puedes buscar la adecuada para tu sistema en google.

sábado, 9 de marzo de 2013

Windows 8 y Ubuntu 12.04 LTS nativos en el mismo portátil

Los que veáis los folletos de ofertas de portátiles de grandes centros comerciales veréis que la mayoría vienen con Windows 8, que trae el maravilloso UEFI que dicen que lo incorporan por nuestra propia seguridad, aunque lo único que evita es que podamos instalar otro sistema operativo junto a este 'maravilloso' sistema, ¿o sólo lo entorpece?
Un amigo mío se ha comprado uno de estos portátiles con la idea de usar Ubuntu también en él, ya le advertí que la cosa estaba complicada pero antes miramos en internet poniendo en google la marca y modelo del portátil junto a las palabras Ubuntu o Linux, práctica que os animo a llevar a cabo antes de comprar cualquier hardware.


En este caso se trataba de uno de los últimos Lenovos y esto es lo que pasó.

Pruebas preliminares

Lo primero es comprobar que el equipo es compatible con GNU/Linux, para ello arrancamos en modo live y probamos todos los componentes, sonido, video con aceleración, red, acceso al disco duro, etc...

La copia de seguridad

Como bien sabéis los fabricantes vinculan la garantía a que siga con el sistema operativo con el que te lo han vendido, por lo que es muy conveniente hacer una copia de seguridad.
Esto es un proceso largo que normalmente se hace con el propio software que facilita el fabricante, en este caso lo primero ha sido manejarse con metro hasta llegar al programa, ¡y todavía hay gente que dice que GNU/Linux es difícil! si hasta unity es trivial frente al manejo de este sistema operativo cuyo diseño y usabilidad es un puro ejercicio de sadismo.
Una vez que ejecutamos el programa elegimos instalarlo en un pendrive, ¡24 Gb de copia de seguridad! y además decía en un principio que iba a tardar 3 horas y media aunque al final ha sido mucho menos de la mitad.
Pero en realidad no hemos obtenido una copia de seguridad independiente del sistema operativo ya que el pendrive no es de autoarranque.
Todos hemos llegado a la conclusión que no quieren que el usuario tenga copia de su sistema y si se le fastidia se quede sin garantía y se compre otro equipo nuevo que para eso a todos nos sobran los euros.
Llegados a este punto les comento a mis amigos que no tenemos copia de seguridad indenpendiente y que si abortamos o seguimos. Después de unos minutos de deliberación dicen que pa'lante.

Instalación de Ubuntu

Para instalar Ubuntu hemos tenido que cambiar dos parámetros en la BIOS (a la que accedemos pulsando F2 en el arranque) que afectaban al modo UEFI, que hemos puesto como LATECY, en el orden de arranque también hemos puesto que arranque primero LATECY, UEFI el último.
Lanzamos el disco de instalación y procedemos a una instalación junto al Windows 8 que ya hay instalado, aparentemente todo va sin problemas.
Terminamos y arrancamos los dos sistemas Ubuntu muy bien pero si elegimos Windows 8 en grub da un error de UEFI y no arranca ¡uy uy uy!

¿Reconfiguramos la BIOS? No, así está bien

Hago unas cuantas pruebas y al final veo que, como ya sabía, tiene que estar activo el modo UEFI para que arranque Windows 8, pero tener que cambiar la BIOS cada vez que quiera uno ejecutar un sistema es un poco latazo, pero hay una solución parcial.
Buscamos la tecla que permite elegir el dispositivo de arranque (suele ser F10, F12 o ESC) y simplemente hay que pulsarla al principio y elegir UEFI Boot para Windows 8 y Hard Disk para Ubuntu.
La BIOS queda por tanto en modo 'LATECY' y en orden de arranque ponemos UEFI o Harddisk según el sistema que queramos que arranque por defecto.

Conclusiones

No es la situación ideal pero es lo mejor que se puede hacer con estos equipos.
Lo único 'bueno' de esta situación es que si tiene que llevar el portátil al servicio técnico basta con que ponga la BIOS como estaba antes para que de el pego que el equipo sólo ha tenido Windows 8, quizá para más seguridad tendría que borrar la partición linux previa copia de seguridad y reasignar el espacio de las particiones con gparted live CD por ejemplo ¡tiene narices la cosa!
Como dice Linus Torvards UEFI no se ha creado por razones de seguridad sino de control sobre el usuario.
Bueno, si hay algo mejor que se puede hacer pero eso lo dejaremos para cuando se acabe la garantía del equipo: mandar Windows 8 a la porra y quedarnos sólo con GNU/Linux.

Editado 17-03-2013: Scorpio82 me ha comentado que haciendo un paso más quedan los dos sistemas arrancables desde grub como con otros Windows.
¡Ah! y os evitaréis problemas desagradables desactivando la hibernación en el Windows 8.